Sportisimo Prague Half Marathon 2015

¡Dobry den!

Sin duda alguna, esta ciudad atravesada por el río Moldava y presidida por un imponente castillo ha conquistado nuestros corazones. Si a todo esto, se le une numerosos y bellos puentes,  plazas, iglesias, su exquisita cerveza, su gastronomía  y sus  bellas mujeres merecen la pena  no sólo repetir sino enamorarse eternamente de ella.

Praga no es una ciudad cara y lo hemos comprobado. Aunque basta con un fin de semana largo yo personalmente, me hubiera quedado a vivir allí.  Lo juro en checo si hace falta.

Tras un viaje con escala en Ginebra, donde hemos hecho la noche del jueves y la “family” nos ha tratado de maravilla, el viernes bien tempranito  nos hemos levantado para volver de nuevo al aeropuerto.  La verdad es que a pesar del madrugón se te pone “buen cuerpo” cuando al entrar en las tiendas del aeropuerto Ginebrense las bellas señoritas Suizas te dicen muy suavemente eso de ….. “Bonjour Monsieur”

El vuelo Ginebra–Praga ha salido puntual y en apenas una hora aterrizábamos en la ciudad de Praga. Autobús, metro y llegada al apartamento por tan sólo un euro. Increíble (como en Madrid).

Una vez acomodados  nos hemos ido a buscar al resto de calambres.

La feria del corredor ha estado bien. No excesivamente grande. No excesivamente pequeña. En ningún momento se llega a sentir el agobio de otras ciudades. Una vez retirado el dorsal y habiendo hecho “la fotico de rigor” nos hemos ido, como manda la tradición checa, a disfrutar de la Pilsner.    ¡¡¡¡¡ Ohhhhhh yeahhhhhh!!!!!!

El querer seguir “ésta tradición” a raja tabla ha hecho que finalmente nos hayamos tenido que “retirar de la visita” ya que se nos ha instalado un tiovivo en la cabeza y no había manera de pararlo.
Varias horas después y con “el mar en calma” hemos salido de nuevo a disfrutar de la ciudad y su gastronomía.

La carrera.

La carrera ha empezado a las 12:00 de la mañana. Para nosotros ha sido perfecto. Se evita el frío, las prisas y los posibles efectos secundarios de la Pilsner. Como en las grandes carreras, el ambiente que se respira es espectacular.
Justo antes de salir ha llegado la “sorpresa” de la jornada. A nuestro lado una bella Checa se mostraba algo inquieta. No paraba de dar pequeños saltos y respirar profundamente. El pedirle que se hiciera una foto con nosotros ha sido el detonante para establecer una conversación y convencerla para que corriera a nuestro lado. Ella feliz y nosotros más aún.

Jana debutaba en la distancia.

Con la música de Smetana de Fondo “The moldava” se ha dado el pistoletazo de una salida preciosa.
Los primeros 10km son preciosos corriendo a lo largo del margen derecho del río. Son totalmente llanos, como el resto del recorrido. Sorprende la cantidad de gente que hay animando en las calles. Con respecto a esto, sí  que me gustaría resaltar  decir que “animan” de forma “Discreta”, “muy Discreta”. Nada que ver con los españoles. Quizás el único inconveniente es el adoquín y los rieles del tranvía con los que debes tener precaución.
Desde el principio hemos permanecido en grupo intentando correr por el margen izquierdo para evitar “zigzaguear” en exceso y poder coger ritmo de crucero. Desde hace ya unos años  llegamos  a la conclusión de que este tipo de carreras son para disfrutarlas. No vale la pena “ir a degüello”. Para eso  hay otro tipo de carreras, momentos, situaciones y lugares.

La segunda parte de la carrera cruza el río y transcurre por el margen izquierdo buscando más o menos  el lugar en donde está ubicada la feria del corredor.

A pesar de que el ritmo era cómodo, al llegar al km 11 y conociéndome como me conozco he tenido la certeza de que iba a sufrir bastante a partir de ese momento. La última carrera de montaña en la sierra de Madrid justo el domingo antes casi me deja en silla de ruedas. He empezado a notar como las piernas se ponían como piedras.
Hacía un par de kilómetros que  Jana y Miguel  se habían quedado algo atrás. Nacho tenía la  intención de bajar de 1:40. Nuestros parciales eran buenos. Quería ayudarle y por eso, hemos tomado unos metros de ventaja. No obstante, mis piernas no estaban para más y el piloto se ponía en rojo. A medida que pasaban los kilómetros estas iban empeorando.

Llegar al kilómetro  15 ha sido “Complicado físicamente”.  A Partir de este punto y en honor a la verdad la carrera ha estado algo más desolada. Poco a poco han caído los kilómetros que nos quedaban por delante. Desgraciadamente  nos hemos dado cuenta de que se nos iba el tiempo que teníamos pensado hacer. No importaba. Carreras hay muchas y Nacho como todo un campeón que es batirá su marca en la siguiente o en cualquiera que se le ponga por delante.
Tan sólo quedaban el último kilómetro y quizás, como en todas las carreras del mundo, el más bonito. Nacho ha sacado su teléfono y ha inmortalizado nuestra llegada. Todo un Crack.

El trabajo estaba hecho. Objetivo conseguido.
Tan solo un par de minutos después han entrado Miguel y Jana (Todo una campeona).

Post Carrera y Domingo.

Tras la carrera descanso y siesta.

Por la tarde y al día siguiente de nuevo al culebreo. Cervecita, compras, paseos y gastronomía.
Por cierto: Jana nos ha enseñado a brindar en Checo.
Ya estamos preparando la maleta no para volver a casa sino para la siguiente.

¿Qué destino será? ¿Qué ciudad? ¿Vendrá Jana con nosotros?

Últimos posts
Requisitos_MaratonPresentacion