¿Qué es la acidosis y cómo controlarla?

Los ejercicios de alta intensidad solamente se pueden mantener a corto plazo ya que existe una fatiga muscular asociada, lo cual genera la detención del ejercicio (voluntaria o involuntariamente). En estos ejercicios el factor limitante es el agotamiento del glucógeno muscular.

El factor limitante de los ejercicios prolongados (por debajo del 75% Vo2max), es la hipoglucemia (disminución de la glucosa en sangre).

El hombre ha buscado sustancias o ayudas ergogénicas que le ayuden a mejorar el rendimiento ya sea manteniendo la intensidad del ejercicio como para retrasar la fatiga muscular.

Sin embargo, a veces no es necesario recurrir a suplementación, sino que con una buena rehidratación y aporte de glucosa mediante la alimentación anterior y durante el esfuerzo es suficiente para mejorar el rendimiento.

La fatiga se define como “una incapacidad para mantener los requerimientos o la fuerza generada” (Edwards, 1981) y es consecuencia, en una parte, por una acidosis (descenso del pH del líquido extra-celular) intramuscular. Otro motivo sería la alteración hidroelectrolítica del músculo.

El equilibrio ácido-base es imprescindible para un buen funcionamiento de nuestro organismo no solamente a nivel deportivo y una acidosis prolongada podría tener consecuencias a nivel del sistema nervioso central (pudiendo llegar a un estado de tetania o espasmo tónico).

Para evitar estas situaciones el organismo tiene distintos sistemas para controlar estos cambios y mantener el pH en un intervalo adecuado (modificación de la ventilación pulmonar, eliminación de orina ácida o alcalina por los riñones,…).
Comúnmente se utiliza la ingesta de bicarbonato sódico para ayudar al organismo a recuperar su alcalosis, sin embargo éste método solamente incrementa el pH extra-celular. Además, este aumento de pH en el exterior de las células podría aumentar el lactato (con lo que aumentaría también el pH del interior de las células). Pero un gran limitante del rendimiento es la producción de lactato.

Actualmente podemos ayudar a corregir esta acidosis mediante la inclusión de alimentos que ayuden a aumentar el pH del organismo como:

1. Verduras
2. Legumbres
3. Cereales integrales
4. Fruta
5. Frutas desecadas (dátiles, pasas, ciruelas, orejones,…)
6. Frutos secos en pequeñas cantidades
Bicarbonato, citrato sódico o potásico en bebidas durante la práctica deportiva (a sabiendas que podría aumentar la producción de lactato)

Últimos posts
Alimentacion_en_el_deportesustancias_gran_poder_antioxidante