¿Más proteínas?

Un hecho que se está estudiando actualmente es si en los atletas que practican deportes de larga distancia sería interesante reducir su masa muscular en las zonas no activas, a fin de aumentar la velocidad y el rendimiento. Un tipo de intervención así conllevaría destruir la masa magra de nuestro propio organismo.

Si fuera el caso, después de un período prolongado de destrucción proteica, se producirían fenómenos graves para el deportista ya que una pérdida significativa de proteínas podría conducir a una atrofia muscular y pérdida de sus funciones.

Hay que saber que el depósito de aminoácidos en el organismo es muy reducido, de ahí que cuando se utilizan aminoácidos para proporcionar energía se hace a partir de proteínas musculares.

En la primera parte del ejercicio físico la glucosa sanguínea (fuente de energía)se mantienes por la producción del hígado, pero cuando éste se vacía son los aminoácidos los que proporcionan dicha energía.

Uno de los aminoácidos que parece ser un sustrato para la formación de glucosas es la alanina (que la encontramos prácticamente en todos los seres vivos, sobretodo en la carne de vacuno, el cerdo, el pescado, los huevos y productos lácteos). Todo ello hace suponer que, efectivamente, los deportistas que practican deporte de larga duración y también los de fuerza necesitan en sus dietas una mayor cantidad de proteína que la recomendada para las poblaciones sedentarias.

Pese a los estudios realizados, no parece haber un consenso generalizado sobre cuál sería la cantidad de proteína que deberían consumir a diario estos deportistas. Sin embargo, teniendo en cuenta las necesidades energéticas ya son más elevadas, si siguen una dieta suficiente y equilibrada en la que la recomendación de proteína es aproximadamente un 15 % del total, esta necesidad aumentada de consumir proteína ya se vería favorecida sin la necesidad de recurrir a suplementos proteicos (aminoácidos y proteínas).

Últimos posts
El_balance_hidricoJerusalem